Expositores

“El artista sabe lo que hace, pero para que merezca la pena debe saltar esa barrera y hacer lo que no sabe.”

Durante quince ediciones, artesanos, ajeros locales y artistas foráneos pierden el miedo y se presentan a los pies del castillo de Portillo para mostrar al mundo lo que la tierra el fuego, el aire y el agua han creado a través de sus manos.

Las actividades tradicionalmente asentadas en el municipio datan desde hace siglos, son la alfarería, la confitería y el cultivo de ajos. En la actualidad para dar continuidad al espíritu artesano que late en este entorno rural, la Diputación de Valladolid ha instalado el “Centro Provincial de la Artesanía de Portillo”, donde actualmente hay 15 locales ha disposición de artesanos de las más variadas ramas acompañados además de un Aula de Interpretación de la Alfarería.


INSCRIPCIONES PARA PARTICIPAR COMO EXPOSITOR LOCAL:  Del 8 al 22 de abril.

Si desarrollas tu actividad en el municipio de Portillo, quieres exponer y aún no has recibido tu carta, ponte en contacto con nosotros.

INSCRIPCIONES PARA PARTICIPAR COMO EXPOSITOR INVITADO: Del 1 al 15 de mayo aproximadamente (fechas sin concretar). Los interesados deben enviar mail a feriadeportillo@gmail.com indicando la siguiente información:

  • Nombre y teléfono del artesano
  • Nombre de la empresa y domicilio social
  • Actividad que desarrolla (acompañar si es posible de fotos o dossier informativo)


La alfarería es uno de los pilares sobre la que se asienta la economía del municipio. Sus orígenes son muy antiguos, ya que tenemos los ingredientes necesarios para su existencia: los barreros de arcilla, al pie del cerro, el agua del arroyo de Santa María, el fuego del horno alimentado por el burrajo de los pinares que nos rodean y las manos del artesano para moldearlos. Referencia de la alfarería en Arrabal de Portillo encontramos en el Catastro del Marques de la Ensenada de 1752 donde hay diez vecinos que pagan utilidad por su oficio de alfarero.

En la actualidad conviven alfarerías artesanales, con aquellas más industrializadas. En este sentido varios son los tipos de cerámica que se dan en Portillo. Por un lado piezas tradicionales de barro rojo característico: cazuelas de asar, jarros para el buen vino, barreños, botijos, etc... Más mecanizada es la fabricación de pequeñas piezas como jarrillos, cazuelas para sopas de ajo, ceniceros... de' las que se hacen grandes cantidades para mesones y restaurantes. Y totalmente industrializada está la fabricación de cazuelas refractarias, tiestos, recipientes para postres, etc

Otro grupo de alfareros se dedican a la cerámica artística, en la que interviene más el espíritu creativo del artesano.

En la actualidad existen 12 alfarerías en la localidad unidas en la Asociación de Alfareros de Portillo.
La confitería de Portillo va íntimamente ligada con el Mantecado de Portillo, producto elaborado desde hace siglos en este municipio, sin se sepa su origen. Su receta y forma de elaboración se ha ido transmitiendo oralmente de generación en generación.

El proceso de elaboración es artesanal y laborioso, una cuidada mezcla de harina, manteca de cerdo, azúcar, canela y vino o aguardiente sirve de masa, que es cortada de forma elíptica horneándose. Una vez frío se "baña", a cuchillo o pincel, por una cara del bollo, uno a uno, con un glasé, que es el que les da su característico color blanco, de clara de huevo, agua, azúcar y anís y se vuelve a meter al horno. Se sacan, se dejen enfriar y se vuelve a bañar por la otra cara y los costados, volviendo al horno.

Pero no sólo están los mantecados de Portillo, amarguillos, ciegas, empiñonados, pastas de yema,... una variedad de pastas caseras que harían las delicias de los más golosos.     

En la actualidad existen 14 hornos de confitería artesanales que han formado la Asociación de Confiteros “Mantecado de Portillo”,  con el fin de garantizar la calidad y autenticidad de este producto.
Comarca ajera de toda la vida, Portillo es un pueblo que cultiva el ajo blanco desde tiempos inmemoriales. Podríamos presuponer que desde tiempos de los romanos. Hoy en día no podríamos entender Portillo sin sus ajos blancos autóctonos y lo que ello representa para su entorno social teniendo en cuenta la gran cantidad de mano de obre que precisa.   

La climatología y las características del terreno dan a nuestro ajo sus cualidades: cabeza blanca con entre 8 a 12 dientes, sabor fuerte y picante, que lo diferencia del resto del ajo blanco sembrado en España, y hace que este reconocido como el mejor ajo blanco del país. Portillo con sus 5.000.000 de Kgr. De Ajos produce el 20% del Ajo de Castilla León y la mitad del ajo producido en Valladolid.